Prensa

La endometriosis motivo de pensión, la victoria del lazo amarillo

Lazo amarillo por endometriosis

La endometriosis es un trastorno en el cual el tejido que normalmente recubre el interior del útero, el endometrio, crece fuera del mismo. Como consecuencia el endometrio, que ha crecido indebidamente, se inflama y causa alteraciones en otros tejidos y órganos. La endometriosis es una enfermadad que afecta entre el 15 y 20% de las mujeres, quienes utilizan internacionalmente el lazo amarillo como muestra de apoyo a las afectadas por la endometriosis y sus familias.

Cuando se padece endometriosis la menstruación resulta mucho más dolorosa, y llega a ser incapacitante ya que se presentan los síntomas de dolor, cólicos menstruales muy dolorosos, dolor en el intestino, pérdidas de sangre, fatiga, cansancio, falta de energía, entre otros.

Un estudio de Oxford ha relacionado una decreciente productividad laboral en las mujeres que padecían endometriosis con respecto a aquellas que no, la causa del bajo rendimiento laboral sería principalmente debido a las molestias que esta patología provoca. Los resultados, además, mostraron una disminución del 38% en términos de productividad. Actualmente la enfermedad no tiene cura y el tratamiento paliativo suele requerir altas dosis de fármacos y reiteradas intervenciones quirúrgicas.

L.M.P tiene 39 años, su profesión habitual era la de auxiliar administrativo, padece de síndrome miofascial en contexto de endometriosis, que no solo debe tratar farmacológicamente si no que, además, debe realizarse periódicamente infiltraciones. Aun así, sin conseguir mejoría del dolor, éste le obliga a la utilización de muletas para poder caminar, cuadro que le ha provocado una depresión ansiosa importante, afectando su desempeño y rendimiento en su trabajo e inhabilitando el desempeño de su profesión, como de cualquier otra actividad laboral, concepto fundamental de Incapacidad Permanante contemplado en el artículo 194 del Real Decreto Legislativo 8/2015 del 30 de Octubre.

La paciente decidió que tenía que gestionar una Incapacidad Permanente y para ello confió en la experiencia del Instituto Médico Jurídico Tribunal Médico, conformado por profesionales acostumbrados a las desestimaciones del Instituto Nacional de la Seguridad Social, quién consideró que las patologías de la actora no eran incapacitantes.

En fecha de juicio, y compareciendo ambas partes, el Juzgado Social Nº2 de Barcelona determinó darle la razón a la demanda de Tribunal Médico, declarando a la paciente en situación de Incapcidad Permanente Absoluta para todo tipo de trabajo, derivada de enfermedad común, y en consecuencia condenando al Instituto Nacional de la Seguridad Social al abono de una pensión vitalicia equivalente al 100% de su base reguladora conformada por 938,02 euros mensuales con catorce pagas anuales.

Etiquetas: incapacidad permanente, incapacidad absoluta, pensiones incapacidad, incapacidad, reclamar incapacidad

Hablan de nosotros...

Acceso clientes